Logo El Jamón Pimentonado

El Jamón Pimentonado

Desde época medieval existen referencias de la importancia del cerdo en las economías europeas e incluso se dice que los romanos exportaron de Hispania el jamón.

En La Rioja (España) se realizaba la matanza del cerdo de forma tradicional desde tiempo inmemorial.

Nuestros abuelos nos han transmitido que las familias se reunían durante el mes de septiembre para sacrificar los cerdos que habían criado durante el año. En aquella época eran economías de supervivencia y toda la familia realizaba una fiesta alrededor de este acto.

Con herramientas manuales realizaban la matanza del animal que iba a ser, en gran medida, el alimento de toda la familia durante ese año.

Una vez el cerdo era desangrado y moría se procedía a quemarlo con helechos.
Todas las piezas del cerdo eran aprovechables y se utilizaban para realizar diferentes productos.
Las partes más preciadas del cerdo eran las dos patas traseras y eran estas piezas a las que se les daba el tratamiento más especial.

En La Rioja, desde tiempo remoto existe una especialidad que es el JAMÓN PIMENTONADO.

La seña de identidad de este jamón y lo que lo diferencia del resto de jamones de España es su fina capa de pimentón.
Tradicionalmente en La Rioja, cuando se realizaba la matanza las piezas de jamón sufrían el siguiente proceso de elaboración:
Los perniles crudos seleccionados eran llevados a las mesas saladeras para, una vez cubiertos de sal gorda, prensarlos y dejarlos el tiempo necesario en función del peso de cada pieza. Una vez terminado el proceso de salazón, la pieza era de nuevo cubierta por otro conservante natural: el pimentón dulce.

Finalmente el proceso de curación se completaba en los secaderos dejando la pieza orearse, bien en la bodega, bien al aire frío y seco de la sierra.

La industria riojana del embutido ha permanecido fiel a la elaboración del jamón utilizando la maquinaria que el desarrollo tecnológico ha permitido, pero conservando los valores tradicionales de su elaboración en secaderos industriales de temperatura controlada.

Martínez Somalo es líder en la venta de este producto y lleva 116 años elaborándolo siguiendo el proceso artesanal y natural que heredó de sus ancestros, de nuestro bisabuelo José Martínez Campo.

El pimentón le da al jamón un sabor especial pero suave al paladar y muy sabroso. Es un producto de calidad, natural y sobretodo ¡¡muy rico!!

El Jamón pimentonado de Martínez Somalo se comercializa con el nombre de La Gloria Riojana porque es el nombre de la empresa que fundó nuestro bisabuelo y es, además, nuestra marca más antigua. Se encuentra registrada desde 1921 y está dedicada, como homenaje, a nuestro fundador y a nuestros productos más tradicionales.

El Jamón Pimentonado